EL SEGUIMIENTO DEL EMPRESARIO EJERCIDO SOBRE LA CUENTA DE CORREO ELECTRÓNICO DEL TRABAJADOR

Hoy os traemos una noticia sobre un tema tan esencial como espinoso dentro del Derecho Laboral: la delimitación de hasta donde llega la potestad del empresario para controlar los actos de los trabajadores durante sus horas de trabajo respecto de los instrumentos proporcionados por la empresa para el desempeño del mismo. Esto es, la monitorización del e-mail laboral que hacen algunas empresas.

En este caso, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha anulado la Sentencia que un ciudadano de nacionalidad rumana había obtenido de los Tribunales de su país, en la que se consideraba como procedente su despido conforme a la actuación de la empresa. Dicha empresa decidió prescindir de sus servicios al corroborar, tras monitorizar su actividad sin consentimiento previo del mismo, que el empleado había utilizado el sistema corporativo de mensajería para asuntos personales.

monitorización del e-mail laboral
Hay empresas que realizan monitorización de los equipos de oficina.

¿Es legal que las empresas monitoricen los equipos de oficina y los correos electrónicos?

El TEDH da respuesta al trabajador y considera que se han vulnerado los derechos recogidos en el artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Es legal que las empresas realicen un seguimiento de los sistemas de que disponen los empleados para el desarrollo de sus actividades, pero siempre y cuando se haya puesto dicha circunstancia en conocimiento de los mismos.

La Sentencia del Alto Tribunal Europeo establece que los Tribunales rumanos «no han alcanzado un justo equilibrio entre los intereses en juego y no se ha protegido correctamente el derecho del demandante por parte de las autoridades nacionales».

Tenemos que tener presente, pues, que es legal y posible que la empresa para la que trabajamos decida establecer una monitorización laboral. Para ello deben existir las garantías adecuadas, comenzando por el aviso expreso por parte de la dirección a todos los empleados que vayan a encontrarse bajo esta situación. Si en algún momento cambiase este método de trabajo, la empresa deberá avisar a los trabajadores de dichas modificaciones.