¿Qué pasará con mi legado digital cuando muera?

Seguro que alguna vez te has preguntado que ocurrirá el día de mañana, cuando ya no estés, con todo el contenido que vas guardando en servicios de almacenamiento en Internet, conocidos como servicios de almacenamiento ‘en la nube’, al igual que en tus redes sociales. El legado digital que dejamos es algo a tener en cuenta para el día de mañana.

Seguramente te interese también:

Nuevas reformas de ley

El legislador, tratando de dar respuesta a esta imparable evolución tecnológica y al cambio en la forma de conservar nuestros recuerdos y documentos más importantes, ha presentado un anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos, en la que incorpora novedades respecto al tratamiento de los datos de las personas fallecidas.

En Cataluña, se publicó en junio de 2017 una ley sobre las conocidas como ‘voluntades digitales’, que también intenta hacer frente a estas nuevas demandas de la sociedad.  Esta nueva ley contempla aquellos supuestos en que el testamento del fallecido contenga este tipo de voluntades y quién va a ser el que se haga cargo de las mismas. Podéis ampliar información sobre este caso en concreto en el siguiente enlace: https://www.notariosyregistradores.com/web/sc/codigo-civil-de-cataluna-voluntades-digitales/

Con toda esta novedosa regulación, lo que se va a conseguir es evitar que, en el momento de apertura del testamento y posterior reparto de la herencia, puedan existir problemas a la hora de acceder a determinados bienes o archivos por encontrarse éstos o los documentos que den acceso a los mismos en la ‘nube’ personal del finado, entre muchos otros.

Se ha planteado también la creación de un Registro de Voluntades Digitales, accesible para los herederos solo en caso de fallecimiento del testador y en el que se conservarían las concretas instrucciones para el encargado de gestionar el caudal hereditario digital del mismo.

Como ves, el Derecho es un instrumento que se encuentra sometido a una constante modificación, al compás de la evolución de la sociedad y de los tiempos, puesto que es así del único modo del cual puede hacer servir al fin para el que se creó: regular la conducta y las relaciones humanas entre sí y con su entorno.

Modos de legar digitalmente

Legado “normal” e “inverso”

Dentro del legado digital, podemos diferenciar dos tipos distintos: el testamento digital ordinario, y el testamento digital inverso.

El primero de ellos es aquel que permite al testador nombrar a sus herederos digitales para que reciban su legado digital. Es decir, aquellas personas elegidas por el finado, recibirán la encomienda de gestionar sus perfiles y cuentas digitales de igual modo que lo haría él en vida.

En cambio, cuando hablamos de testamento digital inverso, encontramos una forma de testar basada en elegir qué deseamos que perdure sobre nosotros en la red. Por lo tanto, permite optar al testador, o bien por permanecer en Internet, o bien por ser eliminado del mismo tras su fallecimiento.

Facebook y la cuenta conmemorativa.

Desde hace un tiempo, Facebook tiene la opción de cuenta conmemorativa. Esto quiere decir que si uno muere, su cuenta puede permanecer abierta, siendo gestionada por un contacto de legado. Un contacto de legado es una persona, generalmente de confianza, que gestionará tu cuenta una vez hayas fallecido. Sin adelantar más, vamos a detallar cómo funciona la cuenta conmemorativa de Facebook.

Todos podemos convertir nuestro usuario en cuenta conmemorativa, si así lo deseamos. Facebook, por suerte, también da la posibilidad de que la cuenta se cierre definitivamente sin necesidad de solicitar contacto de legado alguno.

Facebook nos da la opción de elegir que amistad se hará cargo de nuestro perfil
Facebook nos da la opción de elegir que amistad se hará cargo de nuestro perfil

Para decidir qué hacer con tu perfil una vez hayas fallecido, has de entrar en la configuración de tu Facebook. El menú de configuración lo tienes en la parte superior de tu cuenta. Una vez aquí, selecciona, en General, ‘Administrar tu cuenta’.

Aquí puedes elegir entre dos opciones:

  • Elegir el contacto de legado. El contacto de legado es  una persona de confianza, que gestionará tu cuenta una vez hayas muerto. Podrá fijar una publicación en tu cuenta, cambiar la foto de perfil y foto de portada o responder ante nuevas solicitudes de amistad. Un mensaje será enviado a tu contacto de legado una vez tu cuenta se haya convertido en conmemorativa. Si quieres que esté avisado con antelación, deberás decírselo tú mismo.
  • Eliminar la cuenta definitivamente. Si no quieres de ningún modo que tu cuenta siga abierta una vez fallezcas, elige esta opción. Facebook se encargará de borrarla del mapa definitivamente.

Qué hacer si te eligen como contacto de legado

Te puede ocurrir. Un amigo de Facebook puede elegirte como contacto de legado. Y ahora, debes decidir qué hacer: si seguir con la cuenta o declinar cualquier responsabilidad.

Si decides que debes honrar la memoria de tu contacto y llevar la cuenta, debes ir a su foto de portada y pulsar en ‘Administrar’. En el menú situado a la izquierda de su cuenta, podrás añadir como fija una publicación, responder a las solicitudes de amistad y cambiar las fotos de perfil y portada. Nadie podrá iniciar sesión en una cuenta conmemorativa, ni siquiera su contacto de legado. 

Si no deseas ser el contacto de legado de esa persona, en esto Facebook entra en una tremenda paradoja. Según su página de ayuda, si no quieres ser el legado de esa persona, textualmente, “te sugerimos que se lo hagas saber enviándole un mensaje o hablando con él en persona“. Pero ¿Cómo enviar una mensaje a alguien que ha fallecido? Recordemos que las cuentas pasan a ser conmemorativas una vez el usuario fallece y Facebook es informado de ello. Lo mejor para esto es usar el sentido común: avisar al futuro contacto de legado que va a serlo antes de que fallezcas. 

Una manera de legado digital que nos da Facebook es convertir nuestro perfil en página conmemorativa.
Una manera de legado digital que nos da Facebook es convertir nuestro perfil en página conmemorativa.