¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CUMPLIR LA OBLIGACIÓN DE ABONO DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS?

El tema que os traemos hoy supone entrar es un terreno que en multitud de supuestos genera tensiones entre progenitores y entre éstos y sus hijos.  El cumplimiento del abono de la pensión alimentaria es uno de los hechos que más ejecuciones genera en materia civil.

Los divorcios necesitan de cierta colaboración por parte de los ex-cónyuges cuando existen menores en la relación.
Si hay un divorcio con hijos, el cumplimiento del abono de la pensión alimentaria es algo primordial para que a los hijos no les falte ninguna necesidad básica.

La pensión de alimentos se erige como una figura fundamental en los casos en los que la familia se fracciona y existen menores de edad, siendo el progenitor obligado a su abono quien debe cumplir con el mismo para asegurar a los mismos su pertinente crecimiento en un entorno propicio.

Seguramente te interese también:

Consideraciones del cumplimiento del abono de la pensión alimentaria

Sin su periódico abono, los menores verán trabado su desarrollo. El progenitor beneficiario se verá obligado a hacer frente por si solo a todos los gastos que genere el sustento básico del menor. Esto provocaría que en ocasiones no sea suficiente su capacidad económica y no se tenga acceso a todo lo que se requiere.

El interés del menor prima en los casos en que se produce un divorcio.

 

Siendo un asunto tan serio como la manutención de un menor, es lógico pensar que exista castigo ante un incumplimiento.

En nuestro Derecho, se trata de un delito tipificado en el artículo 227.1 del Código Penal con penas de prisión de 3 meses a un año o multa de 6 a 24 meses.

La mayoría de edad no supone necesariamente extinción del derecho a percibir la pensión alimenticia. Dicha pensión será pagada al menos hasta que se alcance y se acredite la independencia económica.

La independencia económica se entenderá alcanzada cuando exista estabilidad. No basta, según la jurisprudencia, una simple entrada al mercado laboral si no se da una continuidad. Además, esa estabilidad debe ser suficiente para atender “el sostenimiento, habitación y prestación sanitaria”, según dicha jurisprudencia. Por ese motivo, podemos considerar que un trabajo temporal no elimina el derecho a cobrar la pensión de alimentos.

El no abonar la pensión alimenticia puede suponer penas de cárcel de 3 meses a un año o multa de 6 a 24 meses. Clic para tuitear

En definitiva, es esencial cumplir con todas las resoluciones de los Tribunales, y concretamente, en cuanto a pensiones de alimentos. Primero, porque proporcionamos a nuestros hijos la vida que merecen. Y segundo, porque evitamos la comisión de un delito que nos llevará ante un Juez en calidad de investigados.