Desde siempre se nos ha dicho que mentir es malo, que debemos decir la verdad siempre. En el caso de un juicio, además, es un delito tipificado en el Código Penal, conocido como PERJURIO. Si haces un falso testimonio, puedes ir a la cárcel.

Seguramente también te interesará

¿QUÉ ES EL DELITO DE FALSO TESTIMONIO?

El testigo que miente en juicio comete un delito de falso testimonio previsto en el artículo 458 del Código Penal, dentro de los delitos contra la Administración de Justicia, castigado con penas de prisión y multa, distinguiendo si el falso testimonio se ha prestado en un juicio civil (prisión de 6 meses a 2 años y multa de 3 a 6 meses), o penal (en cuyo caso se agrava la pena y se contempla prisión de 1 a 3 años y multa de 6 a 12 meses).

La declaración que presta el testigo en el sumario o en el juicio debe expresar lo que sabe sobre el objeto del proceso y sobre lo que le fuere preguntando en torno al mismo. Sobre estos testigos pesa la obligación de ser veraces (art. 433 LECrim).

El realizar falso testimonio en un juicio puede acarrear hasta penas de cárcel.

Lo relevante es, que se falte a la verdad, posibilitando que, de ese modo, se dicte una sentencia injusta basada en un testimonio inveraz. Debemos destacar que el delito podría cometerse por acción o por omisión, dado que lo mismo miente quien pronuncia palabras inciertas en un juicio que quien, debiendo declarar la verdad en juicio, silencia datos objetivos que conoce.

También es importante entender que nos encontramos ante un delito cuyo bien jurídico protegido es el buen funcionamiento de la Administración de Justicia, y cuyo carácter es doloso, lo cual quiere decir que el sujeto debe cometerlo siendo consciente de que está faltando deliberadamente a la verdad.

De lo anterior se desprende la dificultad que entraña la persecución de este tipo de delitos, ya que la prueba de este elemento subjetivo del tipo es muy complicada. Sin embargo, los avances tecnológicos implantados relativos a la grabación audiovisual nos proporcionan pruebas fundamentales a la hora de proceder contra la falsedad manifestada por el testigo en juicio y saber de forma textual lo manifestado por aquél en Sala.

¿QUIÉN ES EL TESTIGO?

La definición de testigo es: Persona física, ajena al proceso, citada por el órgano judicial para que preste declaración de ciencia sobre hechos pasados, relevantes para el proceso penal, en orden a la prueba y constancia de la perpetración de los delitos, con todas las circunstancias que pueden influir en su calificación, y la culpabilidad de los delincuentes, adquiriendo un status procesal propio, distinto al de los acusados.

DIFERENCIA ENTRE TESTIGOS Y ACUSADOS

A diferencia de los testigos, al acusado en un procedimiento penal se le reconoce el derecho a mentir o no decir verdad. Prevalece el derecho a no declarar contra sí mismo como derecho fundamental, por lo que al acusado no se le podrá condenar por este tipo de delito.

El acusado puede mentir para defenderse, pero un testigo deberá contar la verdad siempre.

Cuestión distinta seria que el acusado haya presentado un testigo falso para defender su inocencia y demostrándose que el testigo ha mentido a su favor. En cuyo caso, se le puede condenar al acusado como autor de un delito previsto en el artículo 461 del Código Penal, que dispone: “El que presentare a sabiendas testigos falsos o peritos o intérpretes mendaces, será castigado con las mismas penas que para ellos se establecen en los artículos anteriores”.

¿QUÉ OCURRE SI HAY ARREPENTIMIENTO?

Si has mentido en un juicio, tienes una manera de redimirte. Si antes de que se dicte sentencia decides confesar, debes tener ésto en cuenta. Debemos acudir al Código Penal, ya que en su artículo 462 determina:

“Quedará exento de pena el que, habiendo prestado un falso testimonio en causa criminal, se retracte en tiempo y forma, manifestando la verdad para que surta efecto antes de que se dicte sentencia en el proceso de que se trate. Si a consecuencia del falso testimonio, se hubiese producido la privación de libertad, se impondrán las penas correspondientes inferiores en grado”.

Por lo tanto, podrá quedar sin pena cuando se retracte antes de que exista sentencia, con la salvedad de que se haya producido ya privación de libertad, en cuyo caso se aplicaría la pena inferior en grado que corresponda.

CASOS REALES Y CONSECUENCIAS DE ÉSTOS

Uno de los casos a los que hemos accedido nos lleva a la Audiencia de Málaga. La Audiencia ha confirmado la sentencia en la que se condenó a un hombre a una pena de seis meses de prisión y multa por mentir en un juicio.

El acusado fue llamado en Junio de 2010 como testigo a un juicio rápido que se celebraba por un delito contra la seguridad vial.

En el desarrollo del juicio, manifestó ser él mismo el conductor de un vehículo cuando en realidad quien conducía era la acusada en dicho procedimiento. Por estos hechos, se le condena por un delito de falso testimonio y se le impone, además de la prisión, el pago de tres meses de multa, que equivalen a 900 euros.

Consecuencias en un caso real

Comentamos un caso real donde un acusado de una violación estuvo 8 años en la cárcel. Pasado este tiempo su entonces víctima relató que era todo falso. La "víctima" faltó a la verdad en la narración de los hechos, siendo condenada por un delito de falso testimonio.

La Audiencia Provincial de Almería le bastó únicamente el testimonio de la víctima para condenar al acusado a 13 años de cárcel por violación. Ello sin acudir a ninguna prueba más.

Si se descubre la verdad, el testigo será castigado con multas proporcionales.

De este modo, El Karrat ez Zitouni, marroquí residente en El Ejido (Almería), permaneció en prisión durante 8 años y 11 meses a pesar de que no ser el autor de los hechos que se le imputaban. 5 años después, la falsa victima relató que había mentido ante la policía, coaccionada por terceros.

Durante el tiempo que estuvo en prisión protagonizó protestas, incluso una huelga de hambre. Todo por la injusticia que en ese momento declaraba estar sufriendo.

Una vez demostrado la falsedad del relato de la victima, el Juzgado de lo Penal 1 de Almería la condenó por falso testimonio el 25 de febrero de 2009 a tres años de cárcel y una multa. Desde ese momento Ez Zitouni permaneció en la cárcel hasta que el Supremo estimó el recurso extraordinario de revisión que presentó, para errores judiciales como este. En su nueva sentencia, de 9 marzo de 2010, se aseguraba que el penado fue condenado por el testimonio de la presunta víctima que ha sido declarado falso y condenada en sentencia firme por falso testimonio.

Todo acabó con la indemnización que obtuvo la victima de tales sucesos. Cuantía cifrada en 630.000 euros por la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional.

Conclusión

Mentir en un juicio, tanto por acción como por omisión, conlleva a penas de entre 6 meses y 3 años. Crear trabas a la justicia, faltando a la verdad, también lleva a multas de cuantía variable, dependiendo del tipo de juicio que sea.

En Themis Abogados estamos para de manera veraz, defender a nuestros clientes. Puedes contactar con nosotros en el 96 064 26 33 (Valencia). También estamos en el 640 750 241 (Málaga) para más información.