Por desgracia, sufrir un accidente de tráfico, ademas de ser aparatoso, puede complicarse. Cuando el culpable se da a la fuga, nos surge la duda del ¿y ahora qué? A lo largo de este artículo vamos a intentar asesorarte de que hacer si te vieses en esa situación.

Seguramente también te interesará

¿Qué hacer cuando el culpable se da a la fuga?

Si te encuentras ante la situación que habiendo sufrido un accidente de trafico el culpable se da a la fuga, debes estar tranquilo/a. Contamos con la seguridad de que todas la victimas que se vean en la situación de sufrir un accidente tienen derecho a una indemnización. Esto ocurre aunque no tengamos datos del vehículo culpable o incluso en situaciones en que el contrario no esté asegurado.

Hay que advertir una serie de consideraciones, pues como hemos mencionado tendremos derecho a indemnización partiendo de la idea de que no hemos sido totalmente culpables del accidente. También debemos atender a cada supuesto para ver quien es el culpable, pues nos encontramos con multitud de accidentes y muy variados. Ya sea un choque trasero, frontal, múltiple, en un cruce,… entre otros muchos imaginables que se dan a diario.

Volviendo a la cuestión que nos ocupa, si te encuentras en la trágica situación de sufrir el accidente y desconocer el culpable, debes iniciar los trámites necesarios. Comenzando por la denuncia, aunque no tengamos la matrícula y otros datos para realizar las oportunas diligencias, destacando la figura del Consorcio de Compensación de Seguros, que a continuación trataremos con detenimiento.

¿Qué es el Consorcio de Compensación de Seguros?

El Consorcio de Compensación de Seguros es una entidad empresarial de naturaleza pública, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda a través de la Dirección General de Seguros. Surge para cubrir siniestros que hayan sido ocasionados por fenómenos naturales o para indemnizarnos cuando la compañía contraria no se haga responsable, ya que sus coberturas nos protegen automáticamente, sin necesidad de que haya que firmar ninguna póliza con él. También cubre los siniestros cuando no hay respuesta de la parte contraria.

En los casos en que el contrario se da a la fuga será el Consorcio quien abonará las indemnizaciones, por los accidentes provocados por un vehiculo desconocido o cuando circulaba sin seguro. De igual modo cuando el accidente es provocado por un coche robado.

COMO CALCULAR LA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

Para el cálculo de la indemnización derivada de un accidente de tráfico, deberemos recopilar una serie de contenidos relativos al cómputo de días de sanidad, secuelas, factores correctores, gastos relacionados con el accidente e incapacidades, entre otros, para proceder a convertir las lesiones sufridas en dinero con las tablas actualizadas que publica el Ministerio de Hacienda, conocidas como baremos.

Hay que advertir, que para el año 2018 se ha producido una actualización del baremo ya existente del año 2016, para el cálculo de las cantidades objeto de una la futura indemnización por lesiones derivadas de accidente de tráfico.

También es importante acudir al Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, el cual en su art.49 determina como se deben realizar las actualizaciones;

“A partir del año siguiente a la entrada en vigor de esta Ley, las cuantías y límites indemnizatorios fijados en ella y en sus tablas quedan automáticamente actualizadas con efecto a 1 de enero de cada año en el porcentaje del índice de revalorización de las pensiones previsto en la Ley de Presupuestos Generales del Estado”.

Por lo tanto atendiendo al contenido citado, no se tomó como referencia el incremento del IPC, lo cual seria lo más coherente para adaptar las indemnizaciones al aumento del coste de vida, sino que se acude al incremento de las pensiones. De modo que si para este año 2018 se ha realizado un aumento del ya famoso 0,25% de las pensiones, el aumento para las indemnizaciones es del mismo porcentaje.

Otra cuestión importante es conocer cuando entra en vigor la última actualización. De modo simplificado, será de aplicación para los casos en que el afectado obtenga el alta médica en el propio año 2018. Para evitar confusiones podemos apreciar el siguiente ejemplo: si he sufrido un accidente de tráfico el 28 de junio de 2017, y obtengo el alta médica el 2 de marzo de 2018, será de aplicación el baremo ya existente, con la actualización de 2018. Por el contrario si en el mismo ejemplo se obtiene el alta el 27 de noviembre de 2017, seria de aplicación el baremo existente, con la actualización de 2017.

Colisión entre dos coches.
Colisión de dos coches.

PLAZOS PARA INTERPONER DEMANDA

Es importante conocer los plazos con los que contamos para no encontrarnos en la situación de no poder reclamar por prescripción de los plazos.

Para esta cuestión debemos acudir en primer lugar al Código Civil, en su art.1969 determina; “El tiempo para la prescripción de toda clase de acciones, cuando no haya disposición especial que otra cosa determine, se contará desde el día en que pudieron ejercitarse”.

Junto con lo anterior, es fundamental el art.7.1 párrafo 2º, del  Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, modificado por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, el cual determina “El perjudicado o sus herederos tendrán acción directa para exigir al asegurador la satisfacción de los referidos daños, que prescribirá por el transcurso de un año”.

Por lo tanto contamos con el plazo de un año, empezando a contar desde que se tiene constancia del alta médica definitiva o, en su caso, a partir del momento de fijación de la incapacidad o defectos permanentes originados por el accidente, siendo el momento a partir del cual el lesionado puede conocer con precisión el importe de su indemnización, en tanto que hasta esa fecha no es posible conocer de forma cierta y concluyente los efectos del daño corporal sufrido.

Por ultimo, es importante conocer la interrupción que se produce sobre el plazo de un año, en relación con el citado art.7.1, pues determina en su apartado 3º la necesidad de dar a conocer a la aseguradora el siniestro, antes de proceder a iniciar el trámite de una posible demanda, y tras haber obtenido una respuesta motivada u oferta de la aseguradora. En estos casos se determina un plazo de 3 meses para que la aseguradora responda, plazo durante el cual se entiende interrumpido el plazo inicial.

Conclusión, el plazo de un año empezara a contar desde que se obtiene la respuesta de la aseguradora, o el transcurso de 3 meses si no hay respuestas de la anterior.

Por el contrario, si se ha obtenido la resolución de la aseguradora antes de que el lesionado este dado de alta, o cuando esta pendiente de resolución sobre su grado de incapacidad, en estos casos el año comenzara a contar desde la estabilización de las lesiones o determinación de su grado de incapacidad, a efectos del cálculo de indemnización.

¿EXISTE DELITO POR FUGARTE DE UN HECHO DELICTIVO PROPIO?

Con carácter general, no existe delito por fugarte tras golpear otro coche o al atropellar a otra persona, pues el Código Penal no contiene tan genérica conducta.

Cuestión distinta es una posible omisión del deber de socorro, del art.195 Código Penal, pues en estos casos nadie está más obligado a prestar auxilio que el causante del accidente, ya que su conducta temeraria generadora del hecho delictivo le impone un deber más intenso de asistencia a quienes quedan en situación de peligro manifiesto para su vida o integridad física.

Es importante tener en cuenta que el socorro no ponga en riesgo al propio socorrista, tal como se desprende del citado artículo, pues en ese caso no tiene tal obligación. Un ejemplo de lo anterior lo percibimos en la Sentencia del TS de 15 de marzo de 2007. En ella,se absolvió de un delito de omisión de socorro a un conductor que atropello a una niña, con el fatal desenlace de su muerte, por la idea de su puesta en peligro respecto los familiares de la victima que se encontraban en la zona, al indicarse que tenia motivos para temer por su integridad. Concluir que en tal supuesto fue condenado por una falta de homicidio imprudente, vigente en el momento de los hechos.

Del mencionado supuesto también vemos como la conducta de la fuga no resulta punible, con independencia de los demás delitos que se puedan imponer, según los hechos realizados y las consecuencias. Pues en caso de causar la muerte a otra persona, debemos atender a un posible delito de homicidio imprudente del art.142 del Código Penal, cuando se produce tal desenlace, o un posible delito de lesiones, por la imprudencia de sus actos, tal como se indica en el art.152 del C.p. Por último también mencionar un posible delito del art. 380 C.p, en casos de conducciones con manifiesta temeridad, poniendo en peligro la vida o integridad de las personas.

La omisión de auxilio ha de realizarse obligatoriamente salvo cuando exista peligro para uno mismo.

Recuerda. Si has tenido un accidente de tráfico y quieres la indemnización que te pertenece, en Themis Abogados podemos ayudarte a agilizar los trámites.

Maneras de ponerte en contacto: